PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Carles Puigdemont y la independencia de Cataluña

PUBLICIDAD

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha afirmado el día de hoy que acepta el “orden del pueblo” a fin de que “Cataluña se transforme en un estado independiente en forma de república”, mas seguidamente ha propuesto “suspender los efectos de la declaración de independencia” para abrir la puerta al diálogo.

En su comparecencia frente al pleno del Parlament, en un alegato de cerca de media hora, Puigdemont ha eludido decantarse por la vía más directa a la independencia, en un intento de “desescalar la tensión” con el Estado, un “ademán de esplendidez y responsabilidad” con el que espera “abrir un tiempo de diálogo con el Estado de España”.

“Acepto presentarles los resultados del referendo ante todos y ante nuestros conciudadanos, el orden del pueblo a fin de que Cataluña se transforme en un estado independiente en forma de república”, ha aseverado un vitoreado Puigdemont.
A continuación ha añadido: “Con exactamente la misma solemnidad el Govern y planteamos que el Parlament suspenda los efectos de la declaración de independencia a fin de que en las próximas semanas se emprenda el diálogo”.
En su alegato, Puigdemont ha repasado el proceso soberanista desde la sentencia del Tribunal Constitucional contra el estatuto de autonomía y ha criticado las cargas policiales del pasado 1 de octubre, que ha asegurado que van a quedar “grabadas en la memoria para siempre” de los catalanes.
“No somos unos criminales, no somos locos, no somos golpistas, no somos abducidos. Somos gente normal que solicita poder votar. Y que ha estado presta a todo el dialogo preciso para efectuarlo de forma acordada. No tenemos nada contra España o bien los españoles, a la inversa, nos queremos reentender mejor, pues la relación no marcha. La Constitución es un marco democrático, mas hay democracia alén de la Constitución”, ha señalado dirigiéndose a la sociedad de España.

JxSí y la CUP firman la declaración de independencia
El presidente de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont; su Govern; la presidente del Parlament, Carme Forcadell; y los miembros del Congreso de los Diputados de JxSí y de la CUP han firmado este martes de noche en la Cámara catalana una “declaración de los representantes de Cataluña” con la voluntad de una futura independencia.
“Formamos la república catalana, como Estado independiente y soberano, de derecho, democrático y social. Disponemos de la entrada en vigor de la Ley de transitoriedad jurídica y fundacional de la República”, recoge en el texto de la declaración, cuyo texto terminante tiene el membrete de la Generalitat y se titula “Declaración de los representantes de Cataluña”.

El Gobierno de España acusa a Puigdemont de “imponer una mediación” sin “regresar a la legalidad”
La vicepresidenta del Gobierno de España, Soraya Sáenz de Santamaría, ha cargado fuertemente este martes contra el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, por estimar “imponer una mediación” frente a la crisis abierta en Cataluña sin “regresar a la legalidad”. Conforme ha remarcado, el diálogo debe generarse en la ley y respetando las reglas del juego.
Sáenz de Santamaría ha acusado al presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, de haber sumido a Cataluña en “su mayor nivel de inseguridad”, con un alegato de alguien que “no sabe dónde se encuentra, a dónde va ni con quién desea ir”.
La CUP considera imposible conversar con el Gobierno de España
El presidente de JxSí en el Parlament, Lluís Corominas, ha reclamado a PSC y SíQueESPot que se sumen a la apuesta por la mediación que ha hecho Puigdemont.

“La mediación semeja que es buen camino. El diálogo. Todos y cada uno de los que afirman que tienden la mano si dialogamos, PSC y SíQueEsPot, ojalá estén junto a nosotros”, ha sostenido en su intervención.
Asimismo ha remarcado que desean mediación “sobre todo a fin de que el Gobierno haga política, y deje de emplear la violencia judicial y policial para actuar contra Cataluña”, tras mostrarse muy crítico con las cargas policiales el día del referendo.

La miembro del Congreso de los Diputados de la CUP en el Parlament Anna Gabriel ha advertido de que no piensan abandonar a la República catalana, y ha criticado el alegato de Puigdemont: “No podemos suspender la voluntad de un par de millones” de catalanes que votaron ‘sí’ el 1-O bien.
“Ni ni bastante gente vamos a abandonar. No hay derrota que valga. Estamos prestos a proteger la República catalana. En el nombre de las personas que llevan un nuevo planeta en el corazón, proseguiremos combatiendo por la república”, ha sentenciado Gabriel.
Gabriel estima que no se pueden suspender los efectos de la independencia, y menos en razón de una negociación y una mediación con el Gobierno español: “¿Negociación con quién? ¿Con el Estado que prosigue persiguiéndonos y amenazándonos, que despliega sin vergüenza cuerpos policiales y militares, y que incita a la ultraderecha y nos niega derechos?”.
Gabriel ha argumentado que la proclamación de la república catalana sería además de esto una “herramienta de negociación” para lograr un diálogo de igual a igual con el Estado, mas advierte de que solo se puede charlar con un interlocutor que reconoce derechos, incluyendo el de autodeterminación.

La oposicón acusa a Puigdemont de vaguedad
La líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, ha acusado a Puigdemont de poner “bajo riesgo la autonomía” catalana y al Parlament con su proceso cara la independencia de Cataluña. Además, ha señalado que el president ha efectuado una declaración de independencia a plazos.
“Una declaración de independencia suspendida, de forma diferida, prosigue siendo una DUI a plazos”, y ha afirmado que esta declaración se buscaba por el Govern desde el principio al lado de un referendo que estima que no reconoce ningún mandatario político en la Unión Europea.
Para la líder de la oposición en Cataluña, la mayor parte de catalanes se siente catalanes, españoles y europeos: “No sé de qué forma tiene de grande el corazón. En el nuestro caben las 3 identidades y alguna más. No vamos a dejar que nos rompa el corazón”.
El primer secretario del PSC, Miquel Iceta, ha instado a Puigdemont a dejar en claro que el Parlament no ha declarado la independencia y que, por lo tanto, no es posible solicitar que se suspendan los efectos de semejante resolución.
En su intervención, Iceta ha asegurado que la comparecencia de Puigdemont ha sido muy equívoca pues “no se puede suspender una declaración que no se ha hecho”, y ha alertado de que el aplazamiento ‘sine die’ de la declaración de independencia de Cataluña solo profundiza la inseguridad entre los catalanes y las compañías, según él.
Asimismo ha dicho que la votación del 1 de octubre no fue un referendo y que del resultado no puede desprenderse un mandado democrático de los ciudadanos: “El treinta y ocho con cuarenta y siete por ciento no es el pueblo de Cataluña y una minoría no puede imponerse a la mayor parte”, ha repetido en múltiples idiomas.

El presidente del Partido Popular catalán, Xavier García Albiol, ha afirmado que en ningún caso va a haber independencia de Cataluña “por mucho que el presidente de la Generalitat juegue al despiste”.
Albiol ha señalado que “ya no valen vaguedades ni juegos de zapatetas semánticas pues el Estado de derecho no va a permitir ningún estado independiente en forma de república ni por etapas ni de forma diferida”.
El líder del Partido Popular ha dicho que la comparecencia de Puigdemont ha sido muy equívoca y que “no ha quedado clarísimo” lo que ha querido decir con la suspensión de una declaración de independencia, mas ha advertido de que en ningún caso el Estado de España charlará de “de qué manera romper la soberanía nacional ni de de qué forma separar Cataluña del resto de España”.

El presidente de SíQueEsPot en el Parlament, Lluís Rabell, ha festejado que Carles Puigdemont haya planteado suspender unas semanas la voluntad de que Cataluña sea un Estado, por el hecho de que lo considera una “ocasión” para conversar con el Gobierno de España.
Rabell ha reclamado al Ejecutivo de Mariano Rajoy que no aplique el artículo ciento cincuenta y cinco de la Constitución ni una medida que suponga la intervención del autogobierno de Cataluña, y ha alertado de que “no hay salida de campeones y vencidos”.
Además de esto, ha protegido que la salida para la situación entre Cataluña y el resto de España es el diálogo y, en el futuro, un referendo pactado y con garantías: “Es la hora de la bravura, y la bravura el día de hoy desea decir diálogo”.

PUBLICIDAD

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *