PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

El presidente Carles Puigdemont cambia de estrategia.

PUBLICIDAD

Tras apuntar en los últimos días que la opción “no estaba encima de la mesa”, el gobierno de la Generalitat de Cataluña avanza en la idea de cumplir el pedido de la villa de Madrid de llamar a elecciones adelantadas con la intención de eludir o bien mitigar la aplicación del artículo ciento cincuenta y cinco de la Constitución, que suspendería la autonomía de la zona.

Exactamente el mismo presidente, Carles Puigdemont, fue el responsable de trasmitir este jueves el cambio de estrategia a la alianza independentista que rige Cataluña, Junts Pel Sí, conforme resaltó el jornal El País.

Por su lado el catalán La Vanguardia señaló que la data que se estaría teniendo presente para los comicios es el veinte de diciembre.

“Ha sido un pulso progresivo en el que al final se ha impuesto el escenario de las elecciones”, comentaron fuentes próximas al proceso a El País, quienes aguardan ahora una señal del gobierno del presidente de España, Mariano Rajoy, que asegure que esto va a bastar para mitigar o bien eludir el artículo ciento cincuenta y cinco.

De concretarse este pacto, la tensión se reduciría sensiblemente al distanciar tanto la posibilidad de la independencia catalana como de la intervención de la villa de Madrid, lo que llegaría a resultas de las recientes mediaciones del presidente del gobierno Vasco, otra zona autónoma de España que tiene ambiciones separatistas si bien no se ha lanzado a un proceso como el de Cataluña, Iñigo Urkullu, conforme resaltó El Periódico.

Mas la medida todavía encara fuerte oposición en los ámbitos más radicalizados de la alianza, como la Candidatura de Unidad Popular (CUP), que procuran que se declare la independencia a toda costa, y las tensas negociaciones duraron el miércoles más de 7 horas.

A este respecto el miembro del Congreso de los Diputados de la CUP Carles Riese “lamentó” ese jueves que el llamado a elecciones estuviese “ganando peso” en la Generalitat.

El parlamento de Cataluña se reunirá este jueves por la tarde a las 17:00 (hora local) en un pleno excepcional para tratar la crisis independentista y la posibilidad de la aplicación del artículo ciento cincuenta y cinco por la parte de la capital de España, en el que se espera que haya un guiño cara el diálogo, como el llamado a elecciones, o bien al contrario la postergada declaración de independencia.

En tanto el viernes el Senado de España se reunirá para acotar el alcance y aprobar la aplicación del artículo ciento cincuenta y cinco, en una sesión a la que Puigdemont estaba convidado mas por último decidió no acudir.

El presidente catalán mandó este jueves en cambio un documento con sus alegaciones y entregó su representación en la cámara alta a los miembros del Senado Josep Lluís Cleries y Miquel-Angel Estradé.

PUBLICIDAD

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *