PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

La AEE leerá los contadores casa por casa

PUBLICIDAD

Los huracanes Irma y María trastocaron la forma en que la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) suele facturarles a sus clientes, por lo que la corporación pública retomará, a partir de diciembre, la vieja práctica de leer contadores casa por casa y calcular manualmente el consumo de luz.Tras divulgar ayer la información, el director de Servicio al Cliente de la AEE, Aldo Rodríguez, señaló que se trata de un esfuerzo que requerirá, incluso, contratación externa.

“Será un reclutamiento por emergencia”, dijo Rodríguez a El Nuevo Día.

“Operacionalmente, es necesario ir casa por casa para verificar las condiciones de todos los medidores y hacer la lectura, que es la tarea básica de toda visita de campo”, agregó.

Rodríguez no especificó si el reclutamiento será de compañías locales o foráneas. Tampoco precisó si se costeará con fondos propios o de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA), por ejemplo. Solo comentó que “estamos haciendo los ajustes” para tener al personal en la calle cuanto antes.

La hipótesis de la AEE es que “muchos” contadores tuvieron daños a causa de los huracanes, lo que se suma a la devastación general de la red eléctrica. Como resultado, el sistema de medición o lectura remota está prácticamente inservible.

“Vamos a regresar al sistema antiguo, de ir casa por casa, a tomar la lectura directamente del contador. Como lo hacíamos en la década de 1990, antes de implantar la medición remota, se leerán todos los contadores en un mes. Así operaremos hasta que nuestro sistema se restablezca en su totalidad”, expuso.

Hasta ayer a las 6:00 a.m., la generación eléctrica estaba en 56.3%, según el portal status.pr. El número de clientes con luz, sin embargo, seguía sin divulgarse. La AEE alega que, debido a los mismos daños experimentados, no puede dar una cifra.

Por debajo

El mes pasado, la AEE apenas pudo facturarle, a través de su sistema de medición remota, a cerca de 3,000 de sus 1,473,000 abonados, dijo Rodríguez.

Otros 4,000 clientes le hicieron llegar sus lecturas a la AEE, ya fuera visitando alguna de las 16 oficinas comerciales abiertas en toda la isla o enviando la información a través de la página aeepr.com. Los ciudadanos pueden enviar fotos de sus contadores que reflejen, de ser el caso, cuánto se consumió.

Los ingresos de esos 7,000 clientes equivalen a $50.5 millones. La cifra es muy baja si se considera que, mensualmente, la AEE factura entre $290 millones y $310 millones.

Hasta ayer, la AEE había podido “levantar lecturas” a unos 110,000 clientes, por $15.7 millones.

“El medidor registra lectura solo si hay consumo. Por lo tanto, a todo aquel cliente que dejó de tener consumo después de los huracanes, la lectura se le mantuvo hasta el momento en que se le fue el servicio. El reto es ir tras los que tienen servicio”, indicó.

Rodríguez, entretanto, recomendó a las personas a “revisar lafactura en su totalidad”, prestando especial atención al período de facturación y a si el consumo fue leído o estimado.

Asimismo, señaló que, si un cliente entiende que recibió una factura “excesiva”, puede iniciar el proceso ordinario de objeción. También puede “ignorar” el cobro y omitirlo; o pagar la factura. Si eventualmente se determina que hubo sobrefacturación, ese pago se convertirá en un crédito.

“Este es un momento crítico y estamos dándoles la mayor cantidad de opciones a los clientes. Hay que recordar que estamos hablando del período de facturación de octubre y noviembre. Entre diciembre y enero no planeamos hacer desconexión de servicio (por falta de pago). Al contrario, estamos haciendo todos los esfuerzos para reconectar el servicio a todos los clientes”, manifestó.

Entre septiembre y noviembre, la AEE ha recibido 8,503 querellas de clientes inconformes con su factura, entre otras razones.

“Dará estabilidad”

Por otro lado, el director de Transmisión y Distribución de la AEE, José Sepúlveda, informó que hoy debe completarse la reinstalación de fibra óptica en la línea 50900, de 230,000 voltios, que discurre entre Aguirre, en Salinas, y Aguas Buenas.

“Esta línea es la principal fuente de energía para el área central y norte de la isla, por lo que su puesta en servicio minimizará grandemente las interrupciones por relevos de carga que están ocurriendo, y le dará estabilidad a toda la red”, dijo.

Explicó que, una vez se reinstale la fibra óptica, la línea se “patrullará”, se pondrá a prueba y luego, en servicio. En el “peor escenario”, la línea debe estar energizada a finales de esta semana.

“El proceso de energización de la línea, como tal, puede tomarnos de uno a cinco días. Dependiendo de si se encuentran o no averías ocultas, se reparan y se pone en servicio”, indicó.

Sobre la falta de materiales para completar los trabajos de restauración de la red –denuncia que han esbozado empleados y exdirectivos de la AEE–, Sepúlveda destacó que, cada tres días, se están recibiendo postes, herrajes y cables, entre otros equipos, adquiridos por el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de Estados Unidos (Usace).

Los materiales que está comprando el Usace se distribuyen entre las brigadas de la AEE, las que han venido de estados como Florida y Nueva York, y las de empresas privadas contratadas.

Sepúlveda atribuyó la falta de materiales a que el inventario disponible se utilizó, casi en su totalidad, para “recuperar” el sistema tras el paso del huracán Irma, a principios de septiembre.

“Cuando llegó María, los abastos de materiales ya estaban bajos. Todos sabemos que, durante varias semanas, aquí no llegaron materiales para nadie. Había escasez de todo y, como las barcazas eran limitadas, se les dio prioridad a los artículos de primera necesidad. Cuando comenzaron a llegar las compras de la AEE, ya teníamos gente de Estados Unidos trabajando aquí”, contó.

Sepúlveda se expresó confiado en que, para mañana, 30 de noviembre, se alcanzará la meta del 80% de generación, según prometido por el gobernador Ricardo Rosselló. La cifra debe llegar a 95% el 15 de diciembre.

 

http://bit.ly/2Aj7GoK

PUBLICIDAD

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *