PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Lo misterioso del Gol en la Liga

PUBLICIDAD

La prosecución continua por lograr el tanto discurre por caminos dispares. Al tiempo que para una gran parte de los futbolistas sucede como la culminación de un éxito eventual, variable mas carente de un corte secuencial, para cualquier nuevedel planeta su conquista llega a adquirir tintes nutricionales. No hay mejor comestible para una alcurnia que condiciona su supervivencia en la recaudación de un factor que se comporta de igual forma antojadiza que un imán. Atrae y repele elementos de forma impasible. Obsesiona de forma ineludible.

Habitan en la Liga de España futbolistas habituados al empacho goleador como Luis Suárez, Cristiano Ronaldo, Benzema y Griezmann, que, no obstante, amontonan hasta el instante registros desconocidos: un tanto CR y Benzema, 2 el rojiblanco y 3 el blaugrana. Entre todos solo suman 7 dianas —cinco menos que Messi— en las once jornadas de torneo, lo que les ha proporcionado una estampa atormentada que preocupa irremisiblemente a los responsables de sus clubes. No de esta manera a sus ancestros.

“El jugador que tiene instinto y olfato no los pierde nunca”, apunta Dani Ruiz Bazán, histórico goleador del Athletic en la década de los setenta y los ochenta. ciento cuarenta y siete tantos transformados en Primera con la camiseta rojiblanca le dejan observar la situación con gran proximidad. “El tanto es una cosa innata”, asegura; “y si bien no se puede adiestrar el jugador que lo tiene lo sostiene su vida”.

No hay pareja más ofensiva en la Liga que la formada por Rodrigo y Zaza en el Valencia. Entre los dos suman dieciseis tantos, uno más que Messi y Luis Suárez en el Barça (doce y 3, respectivamente), catorce por delante de Benzema y Cristiano Ronaldo con el la capital de España (dos), y diez más que Griezmann y Correa con el Atlético (seis). Bacca y Bakambu, con once, ocupan el tercer peldaño con el Villarreal.

“Llevar tiempo sin hacer tanto o bien fallar ocasiones muy claras puede llevarte a que confundas las cosas”, apunta Ismael Urzaiz, ciento treinta y uno dianas en diecisiete temporadas en Primera con Albacete, Celta, Rayo Vallecano, Espanyol y Athletic. “La clave está en olvidarse solo de marcar. Fallar ocasiones muy claras puede llevarte a que no hagas el trabajo que te lleva hasta el tanto, que te dediques solo a producir ocasiones para ti y no lo hagas para los demás”, apunta. “Los delanteros viven del tanto y no se puede suprimir, mas si no haces el trabajo completo no tendrás una cosa ni la otra”.

Al Torero Mario Kempes la obsesión por marcar le llevó a conseguir ciento veintiseis tantos a lo largo de su etapa en el Valencia y el Hércules. “Con trabajo y calma estas ráfagas se acaban. Pueden perdurar mucho, mas no son para siempre”, narra con exactamente la misma calma que el resto de sus colegas. “El respaldo del adiestrador y de los compañeros es muy importante en estos instantes. Ellos te conocen, saben la ansiedad que están pasando”, agrega.

A ninguno de los 3 se le escapa que la activa general del equipo tiende tanto a arropar como a destapar las faltas individuales. “En el caso de Griezmann, considero que su ayuda en las diferentes líneas del equipo le hace estar en zonas más distanciadas de la portería contraria con respecto a los otros; y ese desgaste puede hacer que no te alcancen las fuerzas para llegar arriba con capacidad para desequilibrar”, apunta Urzaiz.

PUBLICIDAD

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *